Tu empleo no te define; tú eres mucho más que un trabajo

Que difícil es querer hacer muchas cosas que consideras importantes y no tener tiempo… Estirar las horas, correr de un lado a otro y al final, esa extraña sensación de que algo te falta… ¿Realmente te falta algo? ¿Qué es? ¿Cómo interpretar ese vacío?

Entre la rutina y este mundo agitado, optamos por renunciar a nuestros deseos personales. Incluso en lo más simple como esos 5 minutos a solas con una taza de te… Nos reprimimos y a su vez nos justificamos con “no tener tiempo”.

 Vivimos sin desconectarnos de ese trabajo que nos absorbe día y noche… La mayoría de las veces sintiendo que esa persona agotada, es lo único que podemos llegar a ser… Pero pues no, no es así.

 

No puedo generalizar, pero en mi experiencia si soy sincera, en algunas fracciones de tiempo sentía que solo mi trabajo, era mi razón de ser. Creía que cumplir ‘perfectamente’ con mis tareas, me definía como persona. Que el tener un buen puntaje en la calificación del mes, definía mis aptitudes y valía. Y cuando entregaba todo de mí, aplicando el dicho de “traer la camiseta puesta”, al final no siempre sentía satisfacción.

La realidad es que después de varias experiencias y poner todo en la balanza, comprendí que yo no era solo la careta de 8 a 9 pm. Que me agotaba y tenía derecho a estarlo. Que no podía aceptar reducir mi vida únicamente a un horario laboral, dormir 8 horas, comer de prisa y así multiplicado por la eternidad. Por que al final, lo más frustrante, es que en eso que trabajaba tanto no me veía reflejada yo.

Sé lo difícil que es encontrar un trabajo estable en estos tiempos, como también lo caro que resulta vivir. Sin embargo, también es muy cierto aquel dicho que dicta: “La vida es muy corta para tener el trabajo equivocado”. Con todo esto, a la conclusión que deseo llegar es a sincerarte contigo mism@ y ver más allá.

  • Valorar la persona que eres en su totalidad, fuera de las formalidades y presiones del trabajo.
  • Comprender que tienes derecho a ser feliz y que lo serás cuando escuches la voz de tu corazón.
  • Trabajar no es malo, pero no te rindas hasta encontrar el empleo que a ti te haga feliz.
  • El mejor empleo, no es el mejor pagado sino el que va acorde a tus valores y creencias. Aquel donde compartes una visión en común y te llena.

Cuando te encuentres en ese trabajo ideal, simplemente lo sabrás. No habrá ansiedad ni dudas. No contarás las horas para “salir” de él. No buscarás llenar el vacío con más ocupaciones y pendientes, por que en el ideal, aprendes a llevar tu propio ritmo y cumplir con ánimo y no por presión.

Puede que ese trabajo sea de forma independiente, en una gran empresa o un emprendimiento local, pero lo importante, es que sume y no reste a quien por default ya eres.

Recuerda que tu trabajo no define quien eres, pero tus acciones si.

Este artículo esta protegido por la Ley Federal de Derechos de Autor, si copias información de este sitio en tu página web es necesario agregues una liga y me cites como fuente.

Foto – Portada: @Rawpixel

(78 Posts)

Soy Lolina Rivas, periodista mexicana y apasionada del marketing digital. Un alma tamaño petit y eterna soñadora. Enamorada de mi ciudad natal, San Francisco de Campeche, pero viajera de corazón.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *